Vitral del pasado

 

 

Nunca se qued— atr‡s nuestro pasado:

tenaz, entre intervalos de aparente olvido,

nos fue siguiendo los pasos, furtivo

como un ladr—n detr‡s de los ‡rboles.

 

Pasajero invisible en los viajes,

se embarc— con nosotros

en los trenes y aviones

que por deseo o fuga abordamos.

 

En los cuartos de los hoteles,

tras el azogue de los espejos

registr— celestinamente 

los cuerpos prohibidos que amamos.

 

A menudo, es cierto, perdi— el sentido

(no las huellas) de nuestro tr‡nsito,

pero sigui—, indigente, recolectando

fragmentos de cuanto vivimos.

 

S—lo bast— que llovieran los a–os

y nos volviŽramos lentos

para sentirlo sobre la espalda, con su talego

de calamidades y milagros.

 

 

 

© Eduardo Mitre, Vitrales de la memoria

© Edit. Pre-textos, Valencia, Espa–a 2007

 

 

 

A–oranza

 

 

Si el recuerdo fuera una ciudad

y no una estatua

y la ausencia una carta

y no una espalda

y esta noche aquella ma–ana

y Amsterdam Cochabamba

y este cuarto aquella calle

y esta sombra aquellos ‡rboles

y este nombre aquella cara

y esta l‡mpara aquella mirada

y aquella boca esta p‡gina

y aquel silencio estas palabras.

 

 

© Eduardo Mitre, El peregrino y la ausencia, Antolog’a poŽtica

© Instituto de Cooperaci—n Iberoamericana, Madrid 1988

 

 

 

Manhattan Transfer

 

 

Entre el silencio y el ruido

abro un tśnel de palabras

directo a Cochabamba.

Con el paraguas de Manhattan

atravieso la lluviosa distancia,

la oscuridad minera.

                                                     De improviso

brota un repique de campanas:

es la iglesia del Hospicio.

Amanece en la Plaza Col—n:

contemplo las nubes bajas,

los jacarand‡s florecidos,

la pareja de sauces en el estanque.

 

Enfilo por la ’ntima calle,

reconozco la casa,

franqueo el fr’o zagu‡n

y subo por la gradas soleadas.

 

Resuenan voces en la cocina:

me acerco, atisbo por la ventana:

son ellas, las dos siempre juntas

que hornean el pan y conversan

y de pronto se preguntan

quŽ estarŽ haciendo

yo a esta hora en Manhattan.

 

 

 

© Eduardo Mitre, Vitrales de la memoria

© Edit. Pre-textos, Valencia, Espa–a 2007

 

 

Los textos y sus traducciones publicados en esta antolog’a-programa no pueden ser usados ni reproducidos en ningśn formato sin la previa autorizaci—n de los propietarios del copyright.